Bitcoin: Una revolución monetaria

Bitcoin es una tecnología descentralizada. Su naturaleza de código abierto hace a la red imposible de destruirla por un ente central, obstaculizarla, o confiscarla.

Se dice que las revoluciones son hijas de su tiempo. Bitcoin nació después de la crisis del 2008 mientras los bancos y las aseguradoras que habían hecho la trampa de las hipotecas subprime eran rescatados por los políticos porque eran “demasiado grandes para fallar”.

A la economía le inyectan 700 mil millones de dólares para salvarla y en el resto del mundo empieza la flexibilización cuantitativa, que técnicamente es la compra de bonos por parte de los bancos centrales, pero que no es otra cosa que imprimir dinero para salvar las economías.

En ese contexto de crisis nace Bitcoin en el 2009. Su creador, un anónimo que se hace llamar como Satoshi Nakamoto se inventa un sistema de dinero electrónico basado en tecnología y matemática computacional que no necesita de un intermediario. 

¿Qué estaban tratando de hacer los creadores de Bitcoin?

Bitcoin es una tecnología descentralizada. Su naturaleza de código abierto hace a la red imposible de destruirla por un ente central, obstaculizarla, o confiscarla.

En el libro contable público de la red de Bitcoin están todas las transacciones que se han hecho y las que se están haciendo les llegan a todos los computadores que están en la red. Esos computadores juntan esas transacciones en un bloque que rastrea todas las transacciones de bitcoin.

Ahora, para que ese bloque forme parte de la red Bitcoin, todos los computadores juegan un juego para descifrar un problema numérico, un problema criptográfico. El computador que descifre ese problema criptográfico pone el bloque en la red y como premio es recompensado con bitcoins, con monedas.

Así es como se crean los bitcoins. Un sistema de código abierto, basado en matemática computacional, que elimina la confianza requerida en cualquier otro sistema monetario en un ente central y controlador.

Un aspecto principal de Bitcoin es que tiene una oferta limitada, solamente van a existir 21 millones de bitcoins. Todo el tiempo se están creando nuevas monedas hasta llegar a 21 millones de monedas.

Hay un evento, o un hito que se da cada 4 años más o menos que se conoce como el halving. Cada vez a estos computadores se les paga la mitad por descifrar esos problemas numéricos. Al principio se pagaba 50 bitcoins por cada bloque. Hoy el premio está en 6.25 bitcoins.

Lo que hace esto es que la oferta tenga una presión a la baja, por eso bitcoin es un sistema deflacionario. Hay escases en la oferta. Hasta su creación, todas las formas de dinero que existieron hasta hoy son ilimitadas. Ninguna forma de dinero ha servido como resguardo de valor, pues por naturaleza, su oferta ilimitada es inflacionaria. El dólar, que se dice ser la moneda resguardo predilecta de los inversionistas, ha perdido cerca del 98% de su valor en los últimos 70 años.  

Bitcoin resuelve muchos de los problemas que tiene el dinero de hoy. Es divisible, durable, transable, fácil de almacenar, escaso, y seguro. No existe en nuestra historia una forma de dinero que resuelva todos estos problemas al mismo tiempo. Ni las conchas, ni las piedras rai, ni el áureo romano, ni la sal, ni la plata, ni el oro, ni los dólares americanos.

Detrás de bitcoin no hay ninguna compañía ni ningún gobierno, es un fenómeno monetario en el ciberespacio basado en tecnología y matemática.

Bitcoin es la red más antifrágil jamás conocida. Entre más la atacan más se fortalece. Gobiernos y bancos centrales la han tratado de prohibir, hackers e ingenieros de sistemas la han tratado de copiar y mejorar (+6.500 veces) y todos han fracasado. Hoy mientras escribo este artículo Bitcoin está alrededor de los $58.000 usd, un crecimiento de más de 1.000.000% desde su creación, es el activo más rentable de los últimos 10 años, una capitalización bursátil por encima del billón de dólares. El poder de procesamiento (hash rate) hace a la red cada vez más segura. Su asimilación en el mercado hoy no puede ser replicada. Es una energía imparable.

Todo esto es una respuesta además a la locura económica a la que estamos sometidos por un grupo muy selecto de personas. Basta una revisión a la historia de la humanidad para entender que muchos imperios han caído por el mal manejo de su dinero. Le pasó a Grecia, le pasó al Imperio Romano, le pasó a la República holandesa, al Imperio Británico y hoy está en duda lo que pueda pasar con Estados Unidos tras el manejo de la crisis por parte de la Reserva Federal. Hay que leer The Great Monetary Inflation de Paul Tudor Jones para darse cuenta de que estas preocupaciones son reales. 

Michael Saylor, CEO de Microsatregy ha dicho; “Bitcoin no es una moneda, es un banco en el ciberespacio que le permite a cualquier persona de manera simple, asequible, y transparente, una cuenta de ahorros de resguardo de valor basada en tecnología a personas que además no tienen acceso a las grandes oportunidades de inversión del mundo financiero que le pertenece a unos pocos. Los políticos y banqueros han destruido las cuentas de ahorro de la gente.”

El problema de nuestro dinero actual, conocido como dinero fiat o dinero por decreto, es que requiere de una confianza enorme en nuestro sistema bancario y de gobierno. La historia está llena de ejemplos de violación a esa confianza. Nassim Nicholas Taleb afirma que “bitcoin es un seguro que recordará a los gobiernos que lo último que pudieron controlar, la moneda, ya no es un monopolio suyo. Bitcoin es una gran idea porque no tiene dueño ni autoridad que pueda decidir su suerte.”  

Por eso, Bitcoin es una revolución monetaria que llegó para quedarse.

¡A seguir aprendiendo!

Juan Pablo Zuluaga

Últimas noticias

¿CÓMO SER EXITOSO INVIRTIENDO EN BOLSA?

Hoy quiero compartirles 5 cosas que reviso antes de invertir en una acción en el mercado de valores.

BITCOIN FORTALECE LA PSICOLOGÍA DEL INVERSIONISTA

Vamos a un ejemplo muy reciente. Esta gráfica muestra cómo Bitcoin pasó de $63.573 el 13 de abril de 2021 a $29.971 el 20 de julio de 2021.

"LEE LO QUE AMAS HASTA QUE AMES LEER" - Naval Ravikant

La pregunta es, si los grandes empresarios e inversionistas del mundo están leyendo en promedio un libro a la semana, ¿será buena estrategia copiar este hábito? La respuesta es un contundente SÍ.  

INFLACIÓN – La palabra más buscada en Google

Hace algunos días leía la carta que le envía Howard Marks, gran inversionista y Director de Oaktree Capital, a los accionistas de su fondo. En ella encontré una frase reveladora: 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *