Factoring

El factoring es una vía que tienen las empresas para adelantar el mecanismo de cobro. Se trata de un contrato por el que una persona o empresa cede los créditos derivados de su actividad comercial a otra, que se encarga de gestionar su cobro. No tiene una regulación específica en nuestro Derecho. Se basa en […]

El factoring es una vía que tienen las empresas para adelantar el mecanismo de cobro. Se trata de un contrato por el que una persona o empresa cede los créditos derivados de su actividad comercial a otra, que se encarga de gestionar su cobro. No tiene una regulación específica en nuestro Derecho. Se basa en la libertad contractual. Existen diversas modalidades, que pueden incluir la cobertura del riesgo de insolvencia del deudor y la posibilidad de financiar anticipando el importe de la factura, con o sin recurso.

Hay que destacar que el factoring tiene un coste financiero importante, ya que las entidades financieras suelen aplicar una comisión por cada operación; comisión que puede llegar a suponer el 3% del nominal de crédito cedido, suelen aplicar un tipo de interés por el anticipo de los créditos y pueden repercutir en simultáneo el coste de otros servicios asociados, como puede ser un seguro de tipo de cambio o un informe comercial previo de la empresa con la que vamos a trabajar.

Últimas noticias

¿Cómo ser tu propio jefe?

Esta es una de las frases más trilladas últimamente. La promesa de que hay que emprender para “ser su propio jefe”, para “no trabajar para los demás” para “no vivir el sueño de los otros”.

¿Cómo generar ingresos distintos al salario?

Este tema es, en nuestra opinión, el concepto más importante en finanzas personales: hay que tener VARIAS fuentes de ingresos. Sin duda es un común denominador de los grandes empresarios e inversionistas del mundo.

No caigas en plataformas de trading engañosas

Muchas veces nos han preguntado cómo hacer para invertir en los mercados financieros y a través de qué plataformas.

La deuda es buenísima

Muchas veces creemos que todo tipo de deudas, pueden ser contraproducentes en nuestras finanzas. Por el contrario, acá queremos entregarte algunas razones para que empiezas a adquirir deuda pero de las buenas.