Swaps

La finalidad de un ‘swap‘ es convertir un esquema de pagos en otro de una naturaleza diferente, más adecuada a las necesidades u objetivos de los participantes, que pueden ser tanto clientes minoristas como inversores y grandes empresas. Un cliente particular podría por ejemplo decidir hacer un ‘swap‘ para transformar los pagos variables de su […]

La finalidad de un ‘swap‘ es convertir un esquema de pagos en otro de una naturaleza diferente, más adecuada a las necesidades u objetivos de los participantes, que pueden ser tanto clientes minoristas como inversores y grandes empresas. Un cliente particular podría por ejemplo decidir hacer un ‘swap‘ para transformar los pagos variables de su hipoteca ligados al euríbor por unos pagos a tipo de interés fijo. De esta forma reduciría el riesgo de subidas inesperadas en la cuota. Un ‘swap‘ se define técnicamente a partir de los siguientes factores factores:

Fecha de comienzo y fecha final del ‘swap’.
Nominal: cantidad sobre la que se calculan los flujos de ambas partes.
Tipo o margen de interés de cada parte contratante.
Índice de referencia para la parte variable.
Periodicidad o frecuencia de pago.
Base de cálculo de cada parte: forma en la que se calculan los intereses, definiendo básicamente como se contabilizan los días entre dos fechas.

Últimas noticias

¿Cómo ser tu propio jefe?

Esta es una de las frases más trilladas últimamente. La promesa de que hay que emprender para “ser su propio jefe”, para “no trabajar para los demás” para “no vivir el sueño de los otros”.

¿Cómo generar ingresos distintos al salario?

Este tema es, en nuestra opinión, el concepto más importante en finanzas personales: hay que tener VARIAS fuentes de ingresos. Sin duda es un común denominador de los grandes empresarios e inversionistas del mundo.

No caigas en plataformas de trading engañosas

Muchas veces nos han preguntado cómo hacer para invertir en los mercados financieros y a través de qué plataformas.

La deuda es buenísima

Muchas veces creemos que todo tipo de deudas, pueden ser contraproducentes en nuestras finanzas. Por el contrario, acá queremos entregarte algunas razones para que empiezas a adquirir deuda pero de las buenas.