CRIPTOMONEDAS: El temor de lo desconocido

Es difícil imaginar un mundo hoy en día sin internet. Es difícil pensar en pasar un solo día sin estar conectados a la web, sin mandar correos electrónicos, sin ver un video en Youtube o una película en Netflix.

¿Recuerdan cuando nos burlábamos de nuestros padres porque les daba miedo poner el número de su tarjeta de crédito en una página rarísima llamada Amazon?

Pues les cuento que nos está pasando lo mismo. Hoy nuestros hijos nos hablan de Bitcoin, de Ethereum, de Metamask, de altcoins, de NFTs, y se están burlando de nosotros cuando les decimos “¿y eso qué es? Eso es una pirámide. No caiga en esas trampas. Es el dinero para financiar terroristas. Etc., etc., etc.”

Hace muy pocos años (en términos evolutivos) estábamos hablando de una cosa rarísima llamada internet y el desarrollo de la World Wide Web. En su momento creímos que era simplemente utilizado para enviar correos electrónicos. Su uso creció exponencialmente en la década de los 90s. Diez años después vimos cómo el mundo financiero se descalabraba con la famosa burbuja de las puntocom, que no fue otra cosa que un periodo de crecimiento acelerado en las valoraciones de empresas vinculadas a internet y esta nueva economía. Muchas de estas empresas terminaron en bancarrota y no faltaron los detractores alegando el fraude de la web, el fin de internet como medio de comunicación y negocios. 

Es difícil imaginar un mundo hoy en día sin internet. Es difícil pensar en pasar un solo día sin estar conectados a la web, sin mandar correos electrónicos, sin ver un video en Youtube o una película en Netflix.

¿Será que lo mismo está pasando con las criptomonedas? ¿Será que nuestros hijos se nos burlarán cuando les contemos que por allá en el año 2020 Bitcoin valía $10.000 y pensábamos que era una burbuja, un fraude, un medio para lavar dinero y fuente de financiación de ataques terroristas? Todo eso y mucho más se ha dicho sobre el crecimiento exponencial de las criptomonedas. Para entender su naturaleza y el nacimiento de estas monedas digitales necesariamente debemos hablar de la tecnología que las soporta: el Blockchain.

¿Qué es el Blockchain (cadena de bloques)? 

Blockchain es la tecnología con la que funciona bitcoin y las demás criptomonedas. Esta tecnología, muy compleja y robusta, es la que permite eliminar intermediarios al hacer transacciones. Hoy en día si queremos hacer una transacción electrónica necesitamos de un intermediario, el banco, que garantice que el dinero que yo envío lo tengo en mi cuenta, y que el destinatario efectivamente recibe el dinero. El intermediario elimina un elemento fundamental que es la desconfianza a la hora de hacer transacciones. Yo no necesito conocer a la persona a la que le estoy enviando el dinero pues para eso está el banco, para garantizar que esa persona o empresa en efecto existe. La tecnología blockchain se basa en un ecosistema distribuido, sin dueño; no le pertenece a ningún gobierno, empresa o persona. La tecnología es una serie de nodos (servidores o computadores) conectados entre sí. Está compuesta por millones de conexiones y por eso las transacciones se vuelven únicas e intransferibles. Una vez se envía una transacción, esta transacción es verificada y registrada por cada uno de los nodos de la red. De alguna manera los nodos se auditan unos a otros y por eso Blockchain es sinónimo de transparencia, de colaboración. Hagan de cuenta que estamos hablando de un libro contable público distribuido donde cada “contador” tiene la capacidad de auditar al vecino y ningún contador puede cambiar absolutamente nada. En Blockchain no hay jerarquía, en la red nadie manda, es un mundo de todos y un mundo de nadie.

¿Suena rarísimo cierto?

En resumen, piensen en una tecnología descentralizada, sin dueño, que permite transacciones sin un intermediario. Eso es lo realmente importante. Es un tema complejo de entender a nivel técnico, pero en aras de lo que realmente nos interesa, lo único que tenemos que entender es que ya existe una tecnología que está revolucionando todas las industrias en el mundo: la música, la política, la finca raíz, la banca y los servicios financieros. Imagínense ustedes la compra de un apartamento donde no tengamos que tener la presencia de un Notario que garantice el traspaso de propiedad. O unas elecciones presidenciales donde no sea necesario un Consejo Nacional Electoral para garantizar la transparencia de las votaciones. O un pago a un proveedor que no necesite de un Banco intermediario para garantizar esa transacción. ¡Eso es lo que va a permitir la tecnología Blockchain!

Estamos hablando de una revolución que está transformando industrias enteras, y está poniendo a repensar a grandes conglomerados en la manera de hacer negocios. De ahí tanta resistencia.

Bitcoin y las criptomonedas, soportadas en la tecnología blockchain, tienen loco a más de uno. Gobiernos, bancos centrales, banqueros privados, legisladores. Son muy pocos los que entienden esta tecnología, pero son muchos sus detractores y enemigos.

¿Qué son las criptomonedas?

Las criptomonedas (cryptocurrencies en inglés) son medios de intercambio digitales que funcionan a través de bases de datos descentralizadas, conocidas como cadenas de bloques (blockchain). Estas divisas digitales se dieron a conocer por la criptomoneda Bitcoin y desde entonces se han creado muchísimas monedas virtuales.

Bitcoin es la moneda virtual más famosa. La historia de su creador, Satoshi Nakamoto, sigue siendo una incógnita, pues aún no sabemos si es una persona o varias personas pues es un nombre ficticio.

En el 2008 se publica el primer artículo sobre dinero electrónico, conocido como el “white paper”. En ese artículo académico se hablaba de un proyecto que permitía enviar dinero de persona a persona sin la necesidad de un intermediario y que evita el doble gasto. Ese dinero electrónico fue conocido más tarde por el mundo como Bitcoin. El documento de Satoshi Nakamoto de 31 de octubre de 2018, día de las brujas, fue el comienzo de esta revolución en criptomonedas. Bitcoin permitía a través de internet enviar dinero electrónico en cuestión de minutos. Fue tanto el impacto que tuvo este artículo que el mismo Eric Schmidt, CEO de Google de la época, dijo que el logro criptográfico de Bitcoin tenía un valor enorme para el mundo digital.

El número máximo de bitcoins que existirán serán 21 millones que se estima serán minados hasta el año 2114. El gasto de energía en las granjas que “minan” criptomonedas” es impresionante. Se calcula que la energía gastada para minar este tipo de monedas podría dar energía a 1.5 millones de hogares.

Las transacciones en monedas virtuales están almacenadas públicamente y permanentemente en la red. Los pagos o transacciones de bitcoin, por ejemplo, no se pueden revertir.

¿Cómo se crean nuevas criptomonedas?

Las criptomonedas nacen en lo que se conoce como ofertas iniciales de moneda (Initial Coin Offering, o ICO en inglés). Es algo muy parecido a un IPO (initial public offering) que se refiere a una salida a bolsa de una empresa donde se intercambian acciones de la empresa a cambio de dinero. Un ICO tiene que ver con la financiación o el nacimiento de una nueva cryptomoneda. Estas nuevas criptomonedas lo que pretenden es financiar proyectos de emprendimiento, que en vez de levantar capital en el mercado de valores tradicional, consiguen recursos a través de la creación de una nueva criptomoneda. Por ejemplo, una empresa de energía solar quiere financiar un proyecto y lo que hace es sacar una moneda llamada cryptosolar. Al crear una nueva criptomoneda primero se diseña un software que se pone a disposición de la comunidad virtual para que los “mineros” soporten su desarrollo. A través de un bróker online de monedas virtuales, la gente puede empezar a comprar esta moneda cryptosolar en la medida en que se considere un proyecto interesante, y por ende, una moneda que aumentará su valor en el tiempo. Estos mercados en línea, donde se intercambian monedas virtuales por dinero son reales y ya funcionan en muchas partes del mundo. 

¿Son rentables las inversiones en criptomonedas?

Es claro que el objetivo principal de quien crea una nueva moneda virtual es recaudar dinero y el objetivo del inversionista es poner a rentar su inversión. Ethereum, por ejemplo, una criptomoneda que soporta un proyecto de contratos inteligentes a través de blockchain, logró recadar 18 millones de dólares en su lanzamiento.

Como cualquier tipo de revolución económica, es muy difícil conocer a ciencia cierta a dónde iremos a parar en esto de las criptomonedas. Sin duda hay proyectos muy interesantes que se están financiando a través de ICOs y monedas virtuales, y también hay mucha basura y fraude en este mundo virtual.

Nos encontramos en el mundo de lo desconocido, de la tecnología no probada, de los abusos de los malos para aprovechar cualquier oportunidad y desprestigiar los avances de la descentralización.

La capitalización bursátil del mercado de las criptomonedas asciende a más de $2 billones de dólares (US$2.3 trillions mientras escribo este artículo). Bitcoin, la moneda virtual más famosa, tiene una capitalización bursátil de $1 billón de dólares (US $1T).  Bitcoin ha sido sin duda la inversión más rentable de los últimos 10 años. Son datos y hay que darlos: en el 2013, el valor de Bitcoin rondaba los $150 dólares. Hoy se consigue en cerca de $55.000, lo que equivale a un crecimiento de 36.566%. Es decir, una inversión de $10.000 dólares valdría hoy $3.656.600 dólares aproximadamente. Ninguna acción, bono, índice, o commodity ha rentado de esa manera.

EVOLUCIÓN PRECIO DE BITCOIN

  *Fuente: www.coinmarketcap.com

Sin embargo, bitcoin y las criptomonedas son a su vez inversiones demasiado volátiles. Algunos hablan de un completo fraude, de una burbuja que pronto estallará. Otros no dudan en seguir invirtiendo pues consideran que el precio de bitcoin crecerá por encima de los $200.000 dólares. Estamos ante un momento fascinante de la economía y el mundo del dinero virtual.

Todo está por verse.

Últimas noticias

CRIPTOMONEDAS: El temor de lo desconocido

Es difícil imaginar un mundo hoy en día sin internet. Es difícil pensar en pasar un solo día sin estar conectados a la web, sin mandar correos electrónicos, sin ver un video en Youtube o una película en Netflix.

¿Cómo leer un libro a la semana?

Hace un tiempo aprendí que las metas grandes se dividen en pequeñas acciones para que se sientan mucho más alcanzables. ¿Cómo hacemos para leer un libro a la semana, una tarea que pareciera imposible?

¿Cómo ser tu propio jefe?

Los que han emprendido saben que una vez uno da este salto, habrá poco tiempo para algo más. De las cosas difíciles en la vida es poner a producir un negocio. Los que emprenden con el objetivo de “tener más tiempo para mí” y “tener un balance entre vida social y trabajo” terminan dándose cuenta que eso es una gran mentira.

¿Cómo generar ingresos distintos al salario?

Este tema es, en nuestra opinión, el concepto más importante en finanzas personales: hay que tener VARIAS fuentes de ingresos. Sin duda es un común denominador de los grandes empresarios e inversionistas del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *